Inundación en las 150 Hectáreas de Alto Comedero: otra muestra de desidia, corrupción e impunidad

La breve pero intensa lluvia que se precipitó anoche sobre San Salvador de Jujuy dejó completamente inundadas las denominadas 150 hectáreas de Alto Comedero, provocando la pérdida de bienes y reforzando el clima de inseguridad que viven quienes recibieron terrenos del gobierno provincial en el marco del plan “Un lote para cada familia que lo necesita”. Una muestra más de la desidia, la corrupción y la impunidad que se vive en Jujuy.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El panorama era desolador. Muestra el desastre urbanístico y social que se profundizó en Jujuy tras las cuatro muertes registradas en 2011, en Libertador, donde militantes de la CCC fueron brutalmente reprimidos por la policía local a pedido del ingenio Ledesma. A partir de esos asesinatos, el gobierno de Walter Barrionuevo pergeñó una idea que apuntaba a descomprimir la situación, lanzando el programa “Un lote para cada familia que lo necesita”, el que -sin embargo- no logró resolver la profunda crisis de tierra y vivienda que padece, desde hace años, la provincia.

Las 150 hectáreas es un loteo que se encuentra en Alto Comedero, desarrollado hace dos años por el gobierno provincial en el marco del mencionado programa de emergencia habitacional. Según denuncian los propios vecinos, este loteo se creó sin cumplir los requisitos mínimos establecidos por el Código de Planeamiento Territorial: no tiene agua, ni cloacas, ni cordón cuneta, ni espacios verdes. Y menos posee puestos de salud, ni comisaría o destacamento policial, ni establecimiento educativo. Nada.

Hace pocos meses y luego de una movilización realizada por la gente, se logró el alumbrado público y se comenzaron los trámites para realizar el servicio de luz domiciliaria, lo que todavía no se puede regularizar porque no está habilitado el tendido eléctrico.

Los vecinos de las 150 hectáreas viven en un estado total de abandono desde hace dos años y la lluvia de anoche puso al desnudo la decisión del gobierno provincial de lotear con fines exclusivamente políticos electoralistas, sin medir consecuencias, como por ejemplo, el riesgo de anegación de la zona. En tal sentido, no se rellenaron los terrenos con material aluvional ni se realizaron canales de desagües pluviales.

Por si esto fuera poco, en las 150 hectáreas los vecinos no tienen cloacas. Cada vez que llueve, los pozos ciegos se inundan y el excremento sale flotando por las calles y en los patios de los vecinos. Como el suelo de las 150 hectáreas no es absorbente, no es apto para realizar pozos ciegos. El gobierno provincial, a pesar de conocer la situación, no tomó ninguna medida para ejecutar cloacas.

Muchas de las familias que viven aquí tienen certificados de Familia Crítica. Significa, nada más ni nada menos, eso: que son críticas; sus ingresos no les alcanzan ni para cubrir las necesidades básicas de supervivencia.

A muchas de estas familias se les brindó acceso al plan de construcción de núcleos húmedos o Mejor Vivir (una pieza y un baño). La construcción de estos planes está en manos de las cooperativas de organizaciones sociales, que cobran 45.000 pesos por cada unidad. Paradójicamente, las mismas cooperativas que dicen luchar en contra del aumento del boleto, han dejado abandonadas varias construcciones. Eso sí: se hicieron humo luego de cobrar religiosamente el monto total de la obra. Otras, en tanto, construyen pidiendo gran parte del material al propietario, cuando en realidad las cooperativas cobran por toda la obra, mano de obra y material incluido.

Cuando los vecinos de las 150 hectáreas denunciaron esto ante el ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Luis Cosentini, este funcionario se agarró la cabeza y dijo que “de este tema no se habla”, respondió que con la Red de Organizaciones “no se meten” y argumentaron que el control de la obra y el pago por finalización de obras está a cargo de la Nación.

Hoy, muchos de esos núcleos húmedos, terminados sin ningún tipo de control, se inundan por el techo, por la pared y por el piso. Las 150 hectáreas, en definitiva, son un desastre total. Otro botón de muestra de la desidia, la corrupción y la impunidad que se vive en Jujuy. ¿Alguien tomará urgentes medidas para brindarles condiciones de vida digna a estos vecinos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s