¡Cómo se burlan de todos nosotros! ¿Tan tontos somos?

impunidad cartelMilagro Sala pidió una “probation”, que significa hacer trabajos comunitarios, para esquivar un juicio con potencial condena y prisión. Algunos dicen que no es necesario, todo Jujuy ya la condenó. Condenó su estilo violento de dirigir y otras “cuestiones” más que no agradan a la ciudadanía.

Todos los jujeños vemos esto como una burla. Primero, que Sala diga que los delitos de amenazas y daños pueden ser redimidos con “tareas comunitarias” en la Secretaría de Drogadicción de la Provincia. Ahí parece que tiene un amigo que le abrirá las puertas: se trata del vicepresidente 1° del Peronismo de Jujuy, el médico Eduardo Alderete, ex gobernador de la provincia tras la expulsión de Ricardo de Aparici del Poder Ejecutivo.

Ella dijo en la audiencia realizada el jueves pasado (con movilización mediante) que habló con Alderete previamente para que le facilite hacer tareas en aquella repartición. Y que Alderete le dijo que sí. Entonces, si Alderete le dijo que sí, es porque previamente Eduardo Fellner lo autorizó. Es obvio, pero hay que dejar constancia de eso.

Muchos se descostillaban de la risa cuando Sala y los otros dos imputados dijeron que iban a ir a trabajar por los adictos de Jujuy. Y más se rieron cuando ellos explicaron su particular modo de “colaboración”: organizar rifas y lotas para pagarles la estadía a esas víctimas de la droga en uno de los centros más caros del país especializado en recuperación de adictos.

Otros, directamente, lloraban. No podían creer que en una audiencia de la Justicia Federal se puedan escuchar semejantes cosas. Se arrancaban los pelos. Decían: “¡Pellizcáme para saber si esto es un sueño… o una pesadilla!”.

Hablando de pesadilla, en esa misma audiencia Sala dijo que ella vive por culpa de Gerardo Morales “una pesadilla”. Quizá Morales no sea un Brad Pitt, pero tampoco tiene cara de “cuco”. La pesadilla, se entiende, es por la ansiedad generada ante la posibilidad de ir presa y que cuando ella pregunte: “¿Y ahora quién podrá defendernos?”, no responda ni siquiera el Chapulín Colorado. Ese es el tema. Ese es el drama. Un drama que, seguramente, sufriremos todos.

Mientras tanto, los jueces del Tribunal están apretados. ¡Ojalá que no puedan ser sobornados! Sea como fuere, son muy pocos los que creen que estos magistrados jujeños vayan a fallar conforme a derecho. Aunque siempre queda un resquicio para creer en el sentido de justicia de los hombres de bien. O de los hombres, a secas.

Otro capítulo aparte, es para el fiscal Francisco Santiago Snopek, de célebre apellido, pero ahora con mala reputación ante la opinión pública. Dicen que este joven y favorecido fiscal pertenece a Justicia Legítima, la agrupación kirchnerista de abogados, fiscales y jueces que trata de mover los hilos en el Poder Judicial, tanto en jurisdicción provincial como federal, para garantizar impunidad a CFK y a los que ella reconozca como suyos.

Hace mucho tiempo Milagro Sala y algunos dirigentes de la Tupac Amaru, salieron a decir que ellos habían elaborado un mapa de la droga en Jujuy y que lo facilitaron a la policía y que esa ineficaz fuerza de seguridad nunca hizo nada. Será que como ellos querían combatir la droga y no los dejaron, ahora lo van a poder hacer en la Secretaría que comanda Alderete. Quizás, Alderete los escuchará y saldrá con mil valientes a luchar contra el tráfico de drogas en Jujuy. O quizás el propio fiscal Federal Snopek comenzará una heroica batalla contra este mortal flagelo social.

De todo esto, una sola palabra surge como escupida por un volcán. Esa palabra es im-pu-ni-dad. ¿Somos tan tontos para que se burlen así de nosotros?

A nadie le interesa demasiado lo que ocurrirá esta semana con la súplica de Sala para que la dejen en paz, porque ya estamos acostumbrados a la zozobra permanente. El precio de la paz de Sala seguirá siendo el caos y la inseguridad política para el sistema democrático que hemos elegido.

Si a todos nos dieran la oportunidad de Sala y de sus cómplices de hacer “trabajos comunitarios” por nuestras tropelías personales públicas y privadas, este Jujuy se transformaría en la meca del Trabajo Social. Tal vez, el nuevo “proyecto nacional y popular” sea que todos nos volvamos buenas personas sirviendo a nuestro prójimo luego de haber sido unos granujas incorregibles. No suena, ¿no?.

Más allá de sus impulsores, este es un juicio emblemático. Está en juego el futuro político de la provincia de Jujuy. De la decisión de la Justicia, dependerá la conducta de los ciudadanos.

Pregunta final: ¿qué ciudadanos quieren moldear ustedes, señores jueces?

 

Anuncios

Un comentario

  1. En realidad, siento que no se burlan, SUBESTIMAN, que es peor, la subestimacion viene de la mano de la impunidad, la impunidad nace cuando grupos o políticos mafiosos y corrumptos tienen la necesidad de corromper una Justicia que va perdiendo en su lucha contra el narcotrafico y la delincuencia en general. Gracias a Dios que hay unos pocos que intentan salvar un PODER que hoy esta totalmente denigrado por hombres , como ejemplo este “señor” SNOPECK quienes dañan una Institución pilar fundamental de nuestra democracia..
    Me pregunto, ¿ los adictos jujeños de escasos recursos no merecen ir a Cuba o China a rehabilitarse? o esos ¿países son privativos para adictos VIP?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s