Médicos y ministro de Salud se lavan las manos por la muerte de Fabiola Sánchez

Los médicos del hospital de Niños, los médicos del hospital Pablo Soria y el ministro de Salud de la Provincia, salieron hoy en simultáneo a lavarse las manos por la muerte de Lorena Fabiola Sánchez, la mujer que murió tras haberse desangrado luego de un parto traumático, primero en la Maternidad, y luego en el hospital Pablo Soria.

Los médicos le echaron la culpa al “sistema” y el ministro de Salud, Saúl Flores, diluyó la responsabilidad en la “cadena del proceso de atención”, al tiempo que pateó la pelota al Poder Judicial, donde se investiga la causa, dijo.

En una solicitada publicada en medios gráficos locales, los médicos –en una actitud de solidaridad corporativa- optaron por “conmocionarse” por una manifestación encabezada por familiares reclamando justicia y repudiando la manera en que fue atendida Fabiola. En vez de expresar su pesar hacia la triste suerte que le tocó a una paciente, se rasgaron las vestiduras por una manifestación callejera, moneda corriente en la provincia de Jujuy.

En una clara reacción elitista y corporativa, esos médicos se escandalizaron por “una manifestación en contra de nuestros colegas”, quienes serían algo así como héroes que impiden el colapso del sistema “a pesar de sus graves errores”.

Fustigaron al gobierno por inaugurar la Maternidad en forma “precipitada” y con “fines políticos”, para luego victimizarse: “Resultamos nuevamente perjudicados”, dicen en la solicitada, sin hacer ninguna alusión a algo abismalmente más grave: la muerte de una joven mujer que dejó a tres hijos pequeños.

En lo que aparenta ser una demostración de alienación colectiva ante el fallecimiento de Fabiola, esos médicos sólo tienen pena y sufren conmoción sólo por sus pares: “Expresamos nuestra solidaridad y sentimos un gran dolor por los daños morales y emocionales ocasionados a los colegas del hospital Pablo Soria”, se afligieron. Toda una definición del modo de actuar corporativo de los médicos de Jujuy, muchos de ellos criticados frecuentemente por vagancia y soberbia a la hora de cumplir con la parte que la sociedad les encomendó dentro del sistema de salud.

Algo parecido hizo el ministro de Salud. Sin tanta alharaca, Flores se sentó, leyó un documento, lo guardó en el bolsillo y se fue sin aceptar preguntas de la prensa.

En ese escrito hizo dos cosas: igual que los médicos, estigmatizó a la familia de Fabiola Sánchez por protestar y, además, culpó a la prensa de informar en forma “malintencionada” la muerte de la joven madre… ¡como si ésta no hubiese existido!, sin asumir absolutamente ningún tipo de responsabilidad. Igualito que sus colegas del Niños y del Soria.

Lo de Flores, sin embargo, apuntó a tergiversar la realidad, diciendo que en la nueva Maternidad no murió nadie, como si el fallecimiento de la madre producido en el hospital Pablo Soria no hubiese sido consecuencia del tipo de atención recibida en la Maternidad y en todo el proceso del parto.

Usó argumentos parecidos a sus colegas médicos, alabando el “esfuerzo” que hacen todos los empleados del sistema de salud, pretendiendo imprimir un tono épico a sus halagos.

En conclusión, todos intentaron sacarse la “papa caliente” de encima, lavarse las manos y demonizar una marcha de familiares que pedían justicia.

Acá nadie tiene responsabilidades. Todos hacen bien las cosas. A lo sumo, la culpa la tiene el sistema.

medicos cancheros
“Somos buenos”… y el ministro también

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s