Periodismo y democracia, siempre de la mano

Por Fernando J. Ruiz*derecho a la informacion – Aunque los periodistas no lo crean, son muy importantes. Alguien nos tiene que ayudar a distinguir entre verdad y rumor. O entre el ruido y noticias, como dice la BBC en su reciente informe, El futuro de las noticias. El destacado profesor alemán de periodismo, Wolfgang Donsbach, en Cómo entender el periodismo, afirma que vivimos en un mundo con más prejuicios, propaganda, extremismos y operativos de relaciones públicas. Frente a eso, ¿quién nos defiende?

Su importancia no está solo en dar buena información. Son roles esenciales ofrecer contexto y jerarquizar los temas. ¿Hacia dónde tenemos que mirar? Esa es la influencia clave sobre los ciudadanos. También es necesario el efecto “realidad compartida”. Necesitamos escuchar en otros lo que pensamos y sentir que somos muchos que vemos lo mismo. Esa “realidad compartida” es el espacio en el que hacemos cosas juntos.

La profesión está más marginada, nos dice Donsbach. Mucha información es difundida por otras instituciones, plataformas o comunidades, con un rol cada vez más indirecto de los periodistas. Pero el periodismo se redefine. La clave es digitalizar las competencias tradicionales, con un periodista con vocación de servicio, que tenga claro que, cuando se habla de periodismo digital, el sustantivo es periodismo y el adjetivo es digital. La ruta no es seguir ciegamente a gurúes digitales que saben todo del adjetivo pero poco les interesa el sustantivo, que a veces convierten a los periodistas en bits de carne y hueso. Como siempre, el foco es la curiosidad sobre el mundo y las personas, y el servicio a una sociedad que busca certezas para vivir mejor. Más que nunca, hay que incorporar nuevos roles profesionales para seguir siendo útiles. Donsbach describe la disonancia cognitiva, que consiste en que buscamos información y opiniones que confirman nuestra visión del mundo, y somos reacios a ver puntos de vista opuestos. Ahora, en un proceso radical de personalización, los algoritmos nos rodean con nuestras preferencias. Puede haber un peligroso efecto burbuja en nuestra vida digital. Dice Donsbach que la sociedad perdería algo de capital democrático si nos cerramos mucho sobre nosotros mismos. Por eso, al periodismo profesional le corresponde la misión de pinchar esas burbujas, de ofrecernos un poco más de lo que no queremos escuchar. Hoy es posible que la principal crisis que tiene el periodismo sea anímica. A veces se siente una profesión vencida. Los desafíos de la nueva era digital, dureza política de la última década, y la incertidumbre económica y laboral, fueron una tormenta perfecta. Pero el informe de la BBC es rotundo: las noticias son el servicio público esencial de la democracia, sin el cual el gobierno del pueblo no puede funcionar. En este 7 de junio, ¡Feliz día periodistas! La democracia, aunque no lo crean, los necesita mucho.

Fernando Ruiz es profesor de periodismo y comunicación de la Universidad Austral. Escribió varios libros sobre historia del periodismo en la Argentina.

Fuente: Clarín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s