Romano: De Snopek a Conde, de Conde a Snopek, de Snopek a Morales, de Morales a Fellner y Sala

Cristina Romano. De nuevo, K.
Cristina Romano. De nuevo, K.

La diputada provincial Cristina Romano, hasta ayer radical, hoy anunció que se reintegra al kirchnerismo y que en la Legislatura formará parte el bloque de Milagro Sala. Ahora el fellnerismo podría contar con 25 votos para cambiar el código electoral y aprobar pliegos de jueces. La historia de 28 años legislativos de Romano.

En el marco de la visita de Gustavo López, secretario de Relaciones Civiles de Presidencia de la Nación, y presidente de concertación FORJA, Romano, anunció que retornaba al kirchnerismo, dejando una vez más a la UCR, otorgándole así al Frente Para la Victoria local la tranquilidad de contar con el voto que le faltaba en la Legislatura para poder dar tratamiento a un proyecto de reforma del código electoral provincial y de esa manera “esquivar” un mal resultado en las PASO de Agosto para que no afecte las elecciones provinciales.

Cabe destacar que Romano en su juventud habría sido militante o persona cercana al ex gobernador Carlos Snopek, luego militó en el radicalismo, obteniendo bancas en el Concejo Deliberante desde 1987 hasta 1991, siendo reelecta hasta 1995 y otra vez logrando su reelección hasta al 1999,  siempre  integrando la lista de la UCR.

En el año 1999, llega a la Legislatura de la mano de la CON (antigua línea interna de la UCR liderada por Hugo Conde y Lucio Giménez), va a la reelección en el año 2003 también dentro del radicalismo. Al momento de terminar su mandato en 2007 decide partir hacia el kirchnerismo e integra la lista que llevó a Cristina de Kirchner como presidente y Carlos Daniel Snopek como candidato a gobernador. Ingresa entonces nuevamente como diputada formando parte del bloque Frente Primero Jujuy, para luego en 2011 pegar un portazo nuevamente y volver a la UCR e ir de candidata ya por su cuarta reelección como legisladora provincial hasta ahora que nuevamente pega un portazo y vuelve al kirchnerismo de la mano de FORJA integrando el Frente Unidos y Organizados, conducidos en la Legislatura por Milagro Sala.

Es decir que Cristina Romano desde 1987 a la fecha es legisladora ya sea con la UCR o el kirchnerismo.  Por lo tanto lleva 28 años ocupando bancas tanto en el Concejo Deliberante como en la Legislatura Provincial.

Ahora, decidió pegar un portazo, otorgándole al Frente Unidos y Organizado una banca más en la Cámara de Diputados y con ello asegurándole a Eduardo Fellner la posibilidad del quórum propio que el oficialismo había perdido por el enojo del grupo de diputados del PJ que responden a Rubén Rivarola.

Hasta ahora y sobre todo después del cierre de listas para diputados  nacionales, el fellnerismo no lograba los 25 diputados necesarios para ingresar o aprobar leyes como la reforma del código electoral porque el rivarolismo había decidido entrar en rebeldía. Los diputados rivarolistas son cinco, el fellnerismo puro tiene 20 diputados, mientras que Unidos y Organizados hasta ayer tenía 4. Con los cuatro de Milagro Sala y sin los cinco de Rivarola, Fellner no llegaba a los 25, ahora, con la ayuda de Cristina Romano ya puede tener sus 25 votos en la Cámara. Ya a nadie le importará en el oficialismo lo que haga Rivarola ni sus diputados; Cristina Romano les allanó el camino hacia la aprobación del pliego de los jueces vacantes y la reforma del código electoral.

La borocotización de Romano, entonces, no es nueva. Lo llamativo de la diputada es que su historial abarca los extremos de un péndulo ideológico que va desde Perón hasta Alem llegando hoy a Milagro Sala. Fue, volvió, se volvió a ir y volvió a volver.  Es preciso destacar que cada vez que se fue se le terminaba un mandato y aparentemente no lograba que le dieran un lugar en la lista del partido donde se encontraba, y así fue pegando portazos.

Otro dato interesante a tener en cuenta es que la diputada hoy nuevamente kirchnerista  es la madre del fiscal federal ad hoc para causas por crímenes de Lesa Humanidad Pablo Pelazzo. Entre esas causas, Pelazzo fue abogado querellante contra Carlos Pedro Blaquier (propietario de la empresa Ledesma) y luego aceptó ser fiscal de la misma causa, por lo que fue recusado.  La Sala IV de la Cámara de Casación Penal aceptó la recusación contra Pelazzo, en la que los defensores de Pedro Blaquier advertían que no podía ser fiscal porque antes había sido abogado querellante en un juicio por crímenes de lesa humanidad en Jujuy.

Claramente, Pelazzo interviniendo en la misma causa judicial, primero como querellante y luego como fiscal, habría aportado “su” granito de arena para que la causa contra Blaquier tenga el destino que finalmente tuvo: Falta de Mérito.

Cristina Romano, luchadora por los derechos de la mujer, en contra de la trata de personas, etc., hoy se suma a las filas de Milagro Sala y el fellnerismo, volviendo a lo que habría sido su primer amor, desconocido por muchos, el peronismo.

Fuente: Jujuy Online Noticias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s