Tras irse de la UCR, diputada Romano fue a rendir honores a Fellner-Jenefes

Romano, recibiendo las primeras directivas del fellnerismo.
Romano, recibiendo las primeras directivas del fellnerismo.

En cuestión de horas, Cristina Romano pegó un portazo en la UCR y le abrieron rápidamente la puerta en el PJ que comanda Eduardo Fellner. La diputada que abandonó el radicalismo por “razones económicas” (según denunció el bloque), apenas ida de ese espacio opositor, fue a presentarse y a ofrecer sus servicios a la gestión oficialista.

El encargado de pasar revista a la nueva incorporación K, fue el secretario General de la Gobernación, Oscar Insausti, quien a la vez es apoderado del PJ local. Lo hizo acompañada del “facilitador” de su salida de la UCR, el subsecretario de Relaciones con la Sociedad Civil de la Nación y titular del Partido de la Concertación FORJA, Gustavo López.

Romano, ahora aliada del Frente para la Victoria, fue a manifestar su apoyo “a los candidatos a diputados nacionales del FPV de Jujuy y nuestro acompañamiento a quien represente este proyecto nacional en la provincia”, según expresó López. Es decir: Cristina Romano, hasta ayer radical, ahora poya a Eduardo Fellner. Y a Guillermo Jenefes, uno de los políticos más ricos del país y que –según rasputinianos anuncios de última hora- nuevamente sería candidato a vicegobernador.

Fue algo raro. Porque a pesar de la brutal contradicción política de Romano, su nuevo jefe partidario –López- criticó a las “corporaciones”. No quedó claro si el concepto incluía a los empresarios que gobiernan, dirigen y deciden hoy en el peronismo de Jujuy.

Lo que sí quedó claro es que Cristina Romano fue a rendir pleitesía al gobierno que tiene policías procesados por explotación sexual y trata, al gobierno que vetó la ley de violencia laboral, rechazando un marco de protección a las mujeres trabajadoras. Romano le presta servicios ahora al gobierno y a un partido que durante 20 años se negó a tratar una ley de cupo en Jujuy y gracias a lo cual existe una paupérrima ley de cuotas. Romano también revista ahora en las filas de un gobierno que se negó a tratar la declaración de emergencia por violencia de género ya  un gobierno que también resistió todos los avances en materia de derechos humanos, salvo aquellos que hubo propiciados por el radicalismo y otros diputados en forma individual merced al debate permanente en la Legislatura.

Romano aplaude ahora a un gobierno que resistió un nuevo Código de Contravenciones y que fue finalmente tratado después de que organismos nacionales e internacionales observaran esa falta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s