Fellner dijo que no cambia de ideas y que ahora es “peronista”, aunque antes lo negaba

Fellner mentía en 1982 o miente ahora. NO SOY NI FUI NI SERE PERONISTA.
Fellner mentía en 1982 o miente ahora. NO SOY NI FUI NI SERE PERONISTA.

El gobernador de Jujuy, a la sazón presidente del Consejo Nacional del Partido Justicialista, Eduardo Fellner, aseguró en un acto en Parque Norte que “los peronistas no nos ponemos colorados o cambiamos las ideas”. Lo dijo a pesar de que antes de ser gobernador había dicho que “no fui, no soy y no seré peronista.”

Menemista y kirchnerista de la primera hora, Fellner ahora apoya a Scioli-Zannini como fórmula impuesta por Cristina Kirchner, junto a Milagro Sala como candidata al Parlasur, tras varios años de esconder esta relación política que ha sometido a los jujeños a la corrupción, a la violencia y a la impunidad.

Una frase extraña de Fellner fue que quiere “evitar que no venga ningún iluminado a atropellar conquistas “. Si habría que tomar la expresión del gobernador en forma literal, lo que él pretende es que –justamente- siga existiendo algún aluminado para atropellar. Típico de lo que ha defendido hasta ahora. Pues vale recordar que Fellner –al igual que Scioli- también tuvo que agachar la cabeza frente al iluminado Néstor Kirchner cuando le pidió que no vaya por re-reelección en 2007. El permanente y vergonzoso sometimiento de Scioli a la familia Kirchner es un hecho mucho más conocido que el del gobernador de Jujuy. Algunos le llaman verticalismo, otros simplemente obsecuencia.

Fellner habló en ese acto como si Argentina y Jujuy fuesen el paraíso. Como si acá hubiese condiciones laborales, sociales y económicas, parecidas a la de los países escandinavos. Fue, sin dudas, bastante hipócrita: su aliada Milagro Sala, el día anterior, había entregado camas ortopédicas a hospitales de Jujuy, dejando en evidencia la nefasta política de salud del Gobierno provincial. Sala llegó como una benefactora millonaria (con plata que no es de ella) para tirar unas migajas al devastado sistema de salud de Jujuy. Hubo algunos médicos que sonrieron para la foto y hasta aplaudieron ante la oportunista dádiva clientelar de la socia de Fellner.

Fellner sonríe. Detrás, el polémico Aníbal Fernández.
Fellner sonríe. Detrás, el polémico Aníbal Fernández.

Esto no le importó al gobernador, quien ya tiene la cara bastante sólida como para hablar en público y decir cosas –como él mismo lo admitió- sin sonrojarse. Mencionó en su perorata la “revolución en hospitales, en el acceso a la salud”. Lo dijo cuando los hospitales de la provincia de Jujuy no tienen médicos, cuando el servicio no llega a los pueblos más alejados de la capital y cuando mueren personas por falta de la debida atención.

Fellner dijo que con Scioli y Zannini “el gran desafío es seguir para adelante”. Evidentemente, una apuesta al retroceso y al derrumbe total del país y de Jujuy, sumida en una miseria política, económica, social y moral sin precedentes. Más adelante, el gobernador no tuvo más remedio que reconocer: “Nosotros (…) somos siempre lo mismo”.

Luego vino la frase mediante la que se identificó como “peronista” y despotricó contra la oposición porque supuestamente no tiene identidad. Una verdadera vergüenza y falta de respeto a la memoria del jujeño por parte del gobernador Fellner. Lamentables sus palabras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s