Entrevista a Carlos Haquim. Su pensamiento político. Su vínculo con Gerardo Morales #Jujuy

Carlos Guillermo Haquim
Carlos Guillermo Haquim

En una extensa entrevista, el candidato a vicegobernador por el Frente Cambia Jujuy, Carlos Haquim, desplegó su pensamiento político sobre el nuevo proceso en el que ingresará la provincia con la gestión de Gerardo Morales como gobernador, convocando a todos los jujeños a sumarse al cambio que torcerá el rumbo de la historia provincial para salir definitivamente del atraso, la decadencia y el sometimiento instaurados a partir de un plan que consolidó un estado feudal que le quitó libertad a la gente.

Para Haquim, “la provincia viene sufriendo un largo proceso, que arranca, allá, en los 90, quizá antes, y que ha derivado –desde el inicio de la gestión actual de gobierno- en un estado de situación que ha sido debidamente planificado. La primera consecuencia que tuvo ese proceso fue la decisión de retirar al peronismo de la calle, de sacar a nuestros dirigentes de lo que era habitual para nosotros: el contacto con la gente; el dirigente solucionando los problemas; el dirigente participando de la vida activa del Partido Justicialista”.

“Se cambió la militancia con otro tipo de organizaciones, que han tomado la calle de Jujuy y que han terminado mercantilizando la política, y haciendo, en definitiva, que la gente de Jujuy se convierta en dependiente de un estado centralizado, feudal, que los va llevando día a día a perder su libertad. La organización social no aparece como fruto de un milagro caído del cielo, sino que es una construcción de este oficialismo. Hoy ocupan altos cargos de gobierno los contadores que se dedicaron a armar estos esquemas de funcionamiento con las llamadas organizaciones sociales”, señaló. “El origen de lo que hoy vive la provincia es fruto de este plan que se desarrolló. Pero se les fue de las manos y hoy no lo pueden controlar”.

En ese marco, prosiguió Haquim, se dejó de lado el desarrollo productivo, el desarrollo humano, dificultando el ascenso social a las familias, imposibilitando que crezcan y se inserten en el mundo moderno actual. “Eso ocurrió con la destrucción del sistema educativo, la destrucción del sistema de salud, la introducción y la permisividad con el tráfico y consumo de drogas, con nuestros jóvenes contaminados con el alcohol, fomentando desde el gobierno permanentes acciones tendientes a vivir de fiesta, sin hacer nada por tratar de recuperar los valores del esfuerzo, del trabajo, de la honestidad, mostrando que en nuestra provincia vale todo, que nadie rinde cuentas, que no hay seguridad. En definitiva, valores perdidos que nosotros los peronistas habíamos aprendido de nuestros dirigentes mayores”, diagnosticó.

“Y llegamos a esta instancia con un sociedad absolutamente agotada, sometida a este esquema imperante.

Hartazgo, renovada militancia y tiempo de cambio

La preocupación por esta situación no es nueva y los peronistas que veían esto intentaron –desde lo político electoral- modificar el rumbo de la provincia. Los intentos no dieron resultados por la vigencia de un sistema político en Jujuy totalmente viciado desde el mismo arranque y que atraviesa todas las instancias del proceso electoral, con innumerables prácticas antidemocráticas. Estas prácticas (clientelismo, dádivas, etc.) se volvieron a registrar en Jujuy el 9 de agosto, “pero hay algo nuevo que acompaña a esta propuesta de cambio: es el hartazgo que tiene nuestra sociedad, el cansancio al sometimiento, a estar viendo cómo crece el país y nosotros vamos para abajo”.

“También se verificó algo nuevo: la militancia, en términos que había sido olvidada hacía tiempo. Es decir, los votos que sacó el Frente Cambia Jujuy se consiguieron sin mercadería, sin cocinas, sin heladeras, sin aprietes, sin la Justicia a favor, sin los presidentes de mesa a favor. Militancia con la decisión de muchos jujeños que han salido, por sus medios, sin ayuda, a trabajar la calle, a hablar con la gente y a ponerse de acuerdo porque creen que este es el tiempo de producir el cambio”.

“Porque el jujeño está harto de la mediocridad y de este estado de abandono que tiene la provincia. Entonces, nuestros dirigentes, desde el peronismo, salieron a recorrer la calle. Muchos de los que estaban retirados volvieron a trabajar en política y se han sumado para llevar este mensaje de aliento, de esperanza, de una provincia distinta, en paz, donde pueda haber diálogo, posibilidades de desarrollo, para empezar a producir cambios en los temas que hacen que una sociedad esté vencida cuando no tiene salud, educación y sus hijos viven en medio de la droga y del alcohol, y que pone a la gente en un estado de desesperación.

La gente se ha dado cuenta que el modelo actual “está totalmente agotado y no hay posibilidad –ante este agotamiento- de que puedan gobernar cuatro años más. Entonces, aparece la alternativa de cambio que encabeza Gerardo Morales, con quien venimos conversando estos temas desde hace años”, indicó, y en tal sentido observó que siempre se favoreció el accionar del oficialismo porque los que pensaban igual iban divididos. “El oficialismo trabajó muy bien la dispersión. Esto nos hizo ver la necesidad de ir generando acuerdos políticos, acciones comunes, trabajando en equipos, haciéndoles ver que –como decía José Humberto Martiarena- esto no es ni una apacheta ni un contubernio, sino la construcción de un proyecto político serio, integrado por distintas fuerzas políticas que no pierden su identidad.

No es pasar de un tipo de sometimiento a otro diferente

Haquim recalcó que esta construcción no es pasar de un tipo de sometimiento a uno nuevo. “Se trata de un acuerdo político profundo, donde sectores con ideología propia decidieron unirse para establecer un nuevo modelo de convivencia y desarrollo. Los radicales seguirán siendo radicales, los peronistas seremos peronistas, los socialistas serán socialistas, los partidos provinciales levantarán sus banderas. Estableceremos un programa de gobierno con todas las vertientes, con una consigna: el respeto”. Esto se traducirá en la presentación de listas propias para diputados provinciales y para Presidente, explicó el dirigente, en lo que será “una sana competencia entre nosotros, pero con un proyecto totalmente acordado entre todas las fuerzas”.

“Este programa de gobierno, sobre el cual se basa la supervivencia del proyecto, está sustentado en cuestiones muy sencillas: respeto a la ley; rendir cuentas, porque en esta provincia se ha institucionalizado el subsidio de fondos públicos, sin cargo de rendición: cualquiera recibe dinero y lo puede gastar en el casino, en su casa o en un viaje de placer. El Estado provincial hace muchísimos años que no rinde cuentas. Pareciera que eso es la normalidad, cuando es ilegal. Nosotros vamos  a recuperar la legalidad y el orden en Jujuy”.

“Nosotros estamos asumiendo un compromiso muy fuerte para combatir la corrupción. Hay que producir una reforma política profunda, hay que recuperar la ética pública. Tiene que haber presentación de declaraciones juradas patrimoniales de funcionarios que sean públicas. Este será un gobierno transparente. Si nosotros no hacemos esto, sabemos que no tendremos el éxito que esperamos tener. Y además de esto, nuestra consigna es el respeto irrestricto a los derechos humanos de cada habitante de la provincia de Jujuy”.

Cómo se da el apoyo del peronismo militante a Gerardo Morales

Consultado por qué el peronista jujeño lo va a votar a Gerardo Morales, Haquim advirtió que no debe vincularse el concepto de peronismo al actual oficialismo. “Pero si hablamos de peronismo, ¿de cuál peronismo estamos hablando? ¿El peronismo de los chicos desnutridos, el de las madres que van a dar a luz con miedo a una maternidad donde no saben si saldrán vivas o muertas, el peronismo del sistema de salud y educativo destruido, el del grado de corrupción alarmante, el de la actividad productiva paralizada y prácticamente fundida, el peronismo de los dirigentes que hoy le roban la plata a los pobres? ¿De ese peronismo estamos hablando? ¿O del peronismo de los valores, de la honestidad, de la transparencia, de dirigentes preocupados por la situación de la gente? El peronismo del oficialismo posiblemente no vote al Frente Cambia Jujuy, pero el otro peronismo, el de la militancia, el que aprendimos de nuestros mayores, sí acompañará, porque se visualiza en Gerardo al único que está haciendo frente desde hace años en Jujuy a todo este proceso que nos ha llevado a la situación actual.

“(Morales) es el único que se les ha plantado para decirles las verdades de lo que está pasando en la provincia y hoy se lo ve como el único dirigente político de la provincia con capacidad para poder torcer el rumbo de esta historia. Si bien algunos peronistas podrán tener resistencia por esta cuestión que nos inculcaron del sentimiento y la camiseta, en el fondo, este peronismo distinto ha hecho su análisis y se da cuenta que no es representado por el peronismo oficialista, que es unipersonal y cerrado. El peronismo no es así: es abierto, es participativo, con dirigentes en la calle atendiendo la necesidad de la gente. Ese dirigente peronista se había retirado de la lucha y es el que está volviendo con el peronismo que hay en el Frente Cambia Jujuy.

“Y ese peronismo, hoy ve en Gerardo al hombre que puede parar este proceso decadente en la provincia y más se entusiasma cuando Gerardo decide –como muestra de su decisión de incluir al peronismo- que en la fórmula vaya un peronista de este espacio en el cargo de vicegobernador. Por eso, no me cabe duda que este peronismo que se está recuperando va a acompañar a Gerardo Morales”.

La palabra supera al fantasma de la inestabilidad institucional

Finalmente, ante la pregunta sobre el mal de la inestabilidad política que azotó Jujuy en los 90, Haquim fue singularmente contundente: “A los jujeños debo decirles que no existe ningún fantasma, ni una remota posibilidad de inestabilidad institucional, que la cohesión y la solidez del proyecto político en el que venimos trabajando desde hace años es lo suficientemente fuerte para echar por tierra cualquier tipo de idea que genere el más mínimo atisbo de inestabilidad del próximo gobierno”.

“Estas son relaciones muy fuertes, humanas y políticas, que se han gestado en el tiempo, a partir de coincidencias profundas en la gestión y en los objetivos. No existe ninguna posibilidad de tratar de jugar con algo como esto. Eso, está totalmente descartado, porque ponemos como base fundamental de nuestro proyecto la palabra. Y cuando dimos la palabra, siempre la hemos cumplido. Y de acá para adelante, se seguirá cumpliendo. En este sentido, la gente de Jujuy tiene que quedarse absolutamente tranquila de que no habrá ninguna posibilidad de que a alguien se le pase por la cabeza este tipo de cuestiones”, finalizó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s