#Jujuy: Milagro Sala, sucesora natural de Fellner,si es electo a la “última” gobernación

Septiembre de 2015. La Tupac Amaru no corta calles ni rutas en Jujuy. Milagro Sala no hace olas, no insulta al kirchnerismo ni a Fellner. Las organizaciones sociales son actores dechados de buenas obras. Fellner da entrevistas a medios de Jujuy (complacientes, pero entrevistas al fin). No se observan conflictos de repercusión masiva en lontananza. ¿Cambió Jujuy en el lapso de un mes? No, estamos en campaña electoral.

La idea del FPV local es mostrar una paz ficticia y no mostrar a Milagro Sala, quien se presenta como la sucesora natural de Eduardo Fellner al frente del PJ- FPV de Jujuy y –eventualmente- como próxima gobernadora de la Provincia.

Se pretende instalar la idea de que –a pesar de todo- no estamos tan mal como parece.

La obstinación de Fellner para que no se lo vincule a su aliada Sala está calculada milimétricamente. Están prohibidas las preguntas que lo ligan al accionar de la jefa de la Tupac. Están prohibidas las últimas fotos que se tomaron juntos.

Es decir: sigue la censura, pero disimulada. Por la campaña, por supuesto.

Lo cierto es que Fellner y Milagro Sala van en la misma lista. Son parte del mismo proyecto y sintonizan la misma forma de hacer política.

Aunque los pasacalles de Sala no lo mencionan a Fellner, hay una figura que los unifica: Scioli.

El kirchnerismo, que ha unido a Fellner y a Sala, ha dividido a la Argentina y particularmente a Jujuy.

Scioli, como exponente del odio y la violencia K, abraza a Sala y abraza a Fellner y los ofrece a Jujuy como la “garantía” de gobernabilidad.

Hay un intento –desembozado, por cierto- de mentirles a los jujeños que las cosas que han padecido en los últimos años no son ciertas. O que la gente se debe acostumbrar a la violencia, a la corrupción y a la impunidad porque lo que hay es menos malo que cualquier otro gobierno que pueda venir.

Fellner –viejo zorro de la política- intenta mostrarse autónomo, como si no tuviera ni una casual relación con Sala. El gobernador pregona que ésta será su “última” gobernación, pero Milagro Sala en ningún momento dice que ésta será su “última” candidatura. Fellner sostiene que ya no quiere ir por más, pero el lema de Sala es “vamos por más”. Es decir, se niegan, se invisibilizan, se proponen como distintos, plantean una falsa contradicción, pero en realidad se complementan. Y a la perfección. Tanto, que de continuar la misma sociedad política, en un hipotético próximo gobierno de Fellner se dará el mismo reparto de poder. Fellner seguirá detentando el poder formal y Milagro Sala seguirá ejerciendo, pero con más intensidad, el poder real.

En ese escenario, el ejercicio del poder por parte de Sala será más intenso, porque los años no vienen solos: Fellner tiene 61 años de edad, mientras Milagro Sala tiene 51 años. Hay una brecha importante que marca claramente que Sala –como viene planteada la división de poderes fácticos en Jujuy- es la auténtica heredera del poder político de Fellner.

Si ésta llegara a ser la “última” gobernación de Fellner, la siguiente será la “primera” gobernación de Milagro Sala.

No hay otro razonamiento posible: constituida en jefa indiscutible del Frente para la Victoria de Jujuy, en candidata al Parlasur en quinto lugar y en súper ministra en las sombras de la gestión Fellner, Sala es, sin dudas, la candidata a sucederlo de continuar en pie la hegemonía kirchnerista.

Fellner, con su “última” gobernación, estaría allanando el camino para terminar cediendo lo que le resta de poder a la actual diputada del FUyO. Y en el caso de que Sala no se presentara nunca como candidata a gobernadora de Jujuy (por su elevada imagen negativa) manejaría al sucesor de Fellner como a un monigote. Incluso ahora no le falta mucho para exhibir tal manejo.

De mantenerse el FPV en el poder, no es descabellado pensar que en el año 2019 Fellner le colocará la banda de gobernadora a Sala. Al fin y al cabo, han demostrado que ambos pueden convivir en el mismo espacio, defendiendo los mismos intereses.

Epílogo:

Septiembre de 2019. La Tupac Amaru no corta calles ni rutas en Jujuy. Milagro Sala no hace olas, no insulta al kirchnerismo ni a Fellner. Las organizaciones sociales son actores dechados de buenas obras. Fellner -en su fin de ciclo- da entrevistas a medios de Jujuy (complacientes, pero entrevistas al fin). No se observan conflictos de repercusión masiva en lontananza. ¿Cambió Jujuy en el lapso de cuatro años? No, estamos de campaña electoral…

.
.

 

 

Anuncios

Un comentario

  1. todo el mundo sabe que milagro se maneja sola ……y que el gobernador siempre esta a tentó de traer proyectos a la provincia y mas subsidios si miramos 4 años atrás nada de las mega construcciones que se llevaron acabo estarían…. HABER ustedes los radicales que hicieron ..??? nada que proyecto hicieron hace 4 año atrás…. ….!!!!!!NADAAAAAAAA

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s