Los pobres sin educación, el gran legado del fellnerismo a #Jujuy

Liliana y Eduardo Fellner
Liliana y Eduardo Fellner

Sin dudas, con la consolidación de Gerardo Morales como principal actor del escenario político jujeño (y figura clave de la política nacional), los rastros del fellnerismo que supo gobernar la provincia van quedando en el olvido prontamente. La población muestra una avidez por escuchar las medidas que a diario toma el nuevo gobierno para resolver los problemas nuestros de cada día.

En ese contexto, surgen voces que supieron beneficiarse con el viejo estado de cosas que imperaba en Jujuy e intentan abrirse paso a como dé lugar, para no perder protagonismo. Usan nuevos ropajes y algo de bótox: a la soberbia y a la incapacidad, la disfrazan de “críticas” y de “oposición”. Estuvieron años gobernando la provincia y no pudieron hacer que Jujuy supere sus eternas miserias.

Venciendo aquella decadencia, Morales le está imprimiendo a la gestión un ritmo vertiginoso. Los dormilones, no lo entienden; los inútiles, no lo creen. A una medida de gobierno se suma otra. Y a esta, otra más. Si existe una carrera de iniciativas políticas, puede decirse que Morales compite diariamente consigo mismo; no tiene rival.

Ocurre en todas las áreas de gobierno. Puntualmente, en el caso de la Educación, cartera que conduce Isolda Calsina, el gobierno ha decidido tomar el toro por las astas y empezar a resolver problemas de raíz.

El desastre educativo de Fellner: que los pobres tengan menos clases y estén más sometidos

Los números lo dicen todo: mientras en 2015, el presupuesto educativo provincial era de 5.177 millones de pesos, la inversión educativa en el gobierno de Morales es de 8.629 millones de pesos en 2016. Mientras antes los niños recibían menos de 5 pesos para comer, el gobierno de Cambia Jujuy está invirtiendo más de 300 millones de pesos para que los alumnos se nutran en las escuelas. Y tomen leche todos los días.

Uno de los grandes “muertos” de los que tuvo que hacerse cargo la nueva gestión fue Conectar Igualdad, programa que se lanzó sin presupuesto para los técnicos que debían mantener las máquinas. Los K y los F, al parecer, jamás previeron que los técnicos debían cobrar por su trabajo. Tampoco garantizaron conectividad en las escuelas. Había netbooks para todos y todas… sin internet. Esto es harto conocido.

En tal sentido, la gestión de Mauricio Macri dispuso que, a partir de ahora, los ahorros de los jubilados no se utilizarán más en el Conectar Igualdad, otra de las “brillantes” ideas que había acuñado el kirchnerismo para esquilmar los bolsillos de los abuelos.

Tras hacerse cargo y analizar la compleja situación, Calsina avanzó en la regularización de los contratos de los técnicos y en un programa de cancelación de deudas salariales. Es decir, hacerse cargo de los desaguisados del fellnerismo, desde donde hoy –dicho sea de paso- se clama por la libertad de Milagro Sala, quien cumple prisión preventiva por asociación ilícita, fraude al Estado y amenazas.

Como para ponerle la frutilla al postre, que en rigor era un suculento negocio para unos pocos, la empresa Dinatech -vinculada a Randazzo, Boudou y Bossio- monopolizaban el servicio para la habilitación y el mantenimiento  de las netbooks de Conectar, lo que generaba en la gestión anterior eternas demoras en la entrega y su posterior arreglo.

Todo esto, en los hechos, llevó a un Conectar Igualdad, desconectado y desigual. O sea que la imprevisión K fue total, mientras desarmaban o directamente eliminaban los planes disponibles. La realidad hoy muestra que había planes que en muchos casos carecían de evaluaciones: se emprendían acciones “nacionales y populares” y luego no se sabía si éstas habían cumplido los objetivos.

En muchos casos, estas acciones parecían solo estar destinadas a saquear el presupuesto del Ministerio, donde personajes como Milagro Sala –socia de Fellner y Jenefes- conseguía sumas enormes de dinero para obras en escuelas, que en muchos casos jamás se hacían. O planes de capacitación, que tenían un exclusivo uso clientelar y extorsivo, ya que se presionaba a los humildes para que fuesen a movilizaciones o hiciesen campaña electoral para el FPV.

La complicidad de quienes detentaban el poder político desde un cargo en el Estado fue brutal: mientras en Jujuy proliferaban las organizaciones paraestatales mafiosas gerenciadas por la violencia y amparadas en la impunidad, aquellos que tenían la responsabilidad de conducir Jujuy, no lo hacían. O estaban de viaje, o dormían la siesta. Tenían conchabos con suculentos sueldos en el Congreso de la Nación y en otros lugares “expectables”.

Con Morales en el Ejecutivo y Calsina en el ministerio de Educación, por primera vez, Jujuy volvió a diseñar y a aplicar programas y planes propios, como el de Refacción de Edificios Escolares, que surgió por iniciativa del propio gobernador y se plasmó por voluntad de la Cámara de Diputados local, a partir de la sanción de la Ley 5883, de Emergencia de Infraestructura Educativa.

El “Programa Escuelas Dignas” (ProEDi) es otra muestra de que en Jujuy ahora hay gobierno, y que el estado no se desentiende de las necesidades de los estudiantes ni terceriza su acción bajo extorsión ni componendas políticas, tal como lo hacía el fellnerismo con las “orgas” de Sala y compañía.

Luego de un intenso proceso de regularización de cooperativas en Jujuy, el gobierno actual firmó convenios y entregó cheques para que dichas entidades realicen tareas de refacción en escuelas. La diferencia es que ahora hay transparencia.

En estos meses, hubo una rápida respuesta a numerosas escuelas que debían finalizar obras que, en algunos casos, estuvieron paralizadas varios años. Además, el Ministerio de Educación también suscribió la continuidad de un convenio mediante el cual se invierten recursos del Fondo Especial del Tabaco (FET) en el mejoramiento y ampliación de la infraestructura escolar de las zonas tabacaleras, mientras ha acordado acciones con numerosos municipios para la ejecución de mejoras en escuelas de distintas jurisdicciones. Entre esas obras, se construyeron cisternas para asegurar la provisión de agua en establecimientos de la Puna.

Mientras la política educativa del fellnerismo fue limitarse a traer programas enlatados (e impuestos) desde la Nación, hoy en Jujuy se diseñan y aplican programas propios que –a diferencia del descalabro anterior- ahora tienen en cuenta las necesidades y particularidades de la provincia.

Las políticas de Fellner fueron un gran fracaso porque no lograron mejorar la calidad educativa ni reducir los altos niveles de deserción escolar. Al contrario: no sólo consolidaron un sistema de huelgas salvajes (salvajes para los niños, no para los funcionarios ni los gremios), sino que además propiciaron el franco aumento de la cantidad de estudiantes que no terminan la secundaria y que naufragan al intentar ingresar y permanecer en la universidad.

Por otro lado, los fellneristas jamás dieron a conocer los resultados de las pocas evaluaciones que se hicieron en el sistema educativo. Como en el INDEC, ocultaron lo que ocurría con la educación en Jujuy. A pesar de que tenían los números, no los querían mostrar.

El desastre educativo de Fellner fue coronado con algo gravísimo: abandonaron la capacitación docente, lo que también ayudó a disminuir la calidad educativa.

No quedan dudas que al fellnerismo le interesaba “brindar” a los chicos una educación de cuarta para poder seguir medrando con la pobreza, acción que les permitió hegemonizar la política jujeña durante 17 años.

Por eso, los pobres sin educación fueron el mejor “negocio” de los K y del fellnerismo.

En contraste con aquel fiero panorama, la actual gestión le ha facilitado a Jujuy una Ciudad Cultural donde los alumnos tienen “Infinito por Descubrir”.

En los meses que lleva la nueva administración, se ha demostrado que la receta del antiguo esquema gobernante no era la adecuada. Pero ninguno de los viejos caciques asume su responsabilidad. Sólo se limitan a tirar flechas contra las murallas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s